Pensamiento arbóleo II


Ahora que ya hablamos de la tercera decisión, hablaremos de la tercera situación que es parte importante del pensamiento de estos seres tan poco humanos.

¿A qué me refiero con la tercera situación? Veamos. Imaginemos que están en un examen, aquí solo hay dos posibilidades ¿no? O aprueban o desaprueban. Esperan el resultado y de pronto… al profesor se le pierde su examen y no pasó ninguna de las dos opciones que esperaban. Esa es la tercera situación, lo inesperado.

Es cierto que es un caso un poco sacado de los pelos, pero ¿cuántas veces les ha pasado que tenían esperado un resultado y ocurrió algo que jamás de los jamases hubieran creído posible? A mí ciertamente me ha pasado, y ¡de qué manera! Lástima que no puedo contarla, pero ¡si pudiera! definitivamente una cosa muy curiosa.

Volvamos al tema, ¿qué se puede hacer con lo inesperado? Un humano común y corriente puede pasar desde reírse a llorar por lo injusto de la situación; todo dependiendo de qué situación estamos hablando. Un arbóleo, no; este vería lo que ha pasado e intentaría actuar calmadamente, tal vez aplicando la tercera opción antes ya descrita. Un humano no puede ser un arbóleo, pero sí puede intentar hacer lo mejor posible para sobrellevar lo inesperado.

En el ejemplo que puse, la situación no da tanto problema; pueden los alumnos pedir que se tome otro examen (con más tiempo para estudiar), pedir al profesor que ponga una nota aprobatoria a todos (algo que difícilmente este acepte, pero que vale la pena intentar) o alguna otra opción que se les ocurra. Todo fácil.

Ahora, ¿qué pasaría si un ser al que aman mucho un día va a trabajar/estudiar/lo que sea y se enteran a las horas que ha fallecido? ¿Cómo actuarían? Un arbóleo lo tomaría con tristeza, averiguaría porqué falleció y dependiendo de eso actuaría. Un ser humano imposible que actúe así; nosotros somos seres emocionales y el dolor nos dejaría paralizados. Esa sería nuestra primera reacción, pero no podemos hacer que sea la única. Tendríamos que actuar sobre la base de eso, a pesar del dolor del momento. Ir al hospital o morgue, comunicar a los familiares, preparar el velorio y otras cosas más.

No puedo ni imaginar lo que se sentiría pensar en todas las cosas que hay que hacer mientras uno se siente así, pero es necesario porque aunque lo inesperado puede ser muy doloroso, se debe seguir avanzando. La tercera posibilidad es simplemente parte de nuestras vidas y tenemos que seguir viviéndolas y seguir enfrentándolas aun si no queremos.

Lo único que podemos hacer con la tercera situación es ser un poquito como los arbóleos, saber que siempre, siempre, siempre lo inesperado puede aparecer y que siempre, siempre siempre hay que, ironías de la vida, estar preparados para eso porque si nos agarra totalmente desprevenidos… es peor, siempre es peor.

Algunos pueden pensar que para mí es facilísimo decir que debemos estar preparadso cuando uno está detrás de una computadora, pero a la hora de la hora simplemente es imposible hacerlo. Pueden tener razón, pero el solo saber que lo inesperado puede pasar, muy a pesar de cómo actué, me da una ventaja sobre los que no lo saben: sé que es parte de la vida y que, sea buena o mala, debemos seguir adelante.

Pd. Por cierto, por escribir tanto que la vida continúa me ha dado muchas ganas de escuchar Obladi Oblada

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s