El ruiseñor


Una jaula he creado para un ruiseñor,
mas este se ha escapado, ahora ¿qué hago yo?
La jaula está vacía, así como mi amor;
esto es pesadilla, mas el adiós será mejor.

Pues las aves alegres, libres siempre son,
y que busquen buena vida, pues así lo haré yo;
ya la jaula está vacía, mas le digo señor:
esta ya no serviría, pues aprendí la lección.

Vuela alto, siempre alto, alegre ruiseñor,
que nada te de espanto, así lo quiero yo,
pues hermoso es tu canto, sin penas y dolor;
siempre canta con encanto, te deseo lo mejor.

 

Un comentario sobre “El ruiseñor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s