Alejandrino IV


La quinta niña amada estaba en encrucijada,
tenía la energía pues ya casi acabada,
así que ö luchaba con lo que ya tenía,
o se rendía pronto y solitaria moría.

Morir no deseaba, la quinta niña amada,
por eso se detuvo, a pensar en la arbolada
el tiempo transcurría y la niña planeaba,
el tiempo transcurría y la muerte se acercaba.

Aquellos dos malvados ya cerca se encontraban,
querían ya matarla, ¡felices disfrutaban!
El cuervo muy hambriento, ya su pico preparaba,
la quinta niña armada, ahora lista ya estaba.

Malditos asesinos que en frente de ella estaban
tumbada junto a un árbol, los dos a ella miraban
la niña ensangrentada, su vida acabaría
con trágico terror, moriría en agonía.

El hombre se acercó, con el puñal apuntando
y un arma se clavó, con la sangre salpicando
y un grito se escuchó, de un lugar inusitado:
la quinta niña armada, al hombre había matado.

 Sigo con la historia alejandrina, la próxima parte será la final. Aquí les dejó las otras partes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s