Alejandrino V


Un arma inusitada junto a un árbol se hallaba,
brillando como plata, un metal tirado estaba,
navaja salvadora, de milagro encontrada,
y al hombre lo mataba, con ella ëmpuñada.

El hombre muerto estaba, su amada anonadada,
el cuchillo brillaba, y estaba sobre aterrada,
la sangre salpicaba y el cuervo feliz estaba,
la quinta niña armada, mucha ira demostraba.

Las dos se miraron, una con navaja en mano
la antigua orgullosa tenía, un pavor muy humano
corrió desesperada, su voz nadie escuchaba
el bosque donde estaban, ni un alma se encontraba

La quinta niña armada, escapar de ahí podía
mas no lo deseaba, venganza más quería
la sangre la llamaba, las víctimas clamaban
las tumbas proclamaban, sus muertes deseaban.

La furia la cegaba, las ánimas rugían,
del arma ellas clamaban, a la mujer querían
querían la venganza que en vida no pudieron
la niña era la espada, que en vida no obtuvieron.

Anteriormente dije que este seria el final… obviamente no lo es. Espero que la que viene sí sea el final, veremos cómo suceden las cosas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s