De mi regalo de cumpleaños


Ayer recibí un regalo,
tan raro como hermoso,
una esponja de lavar ropa,
recortada y con rostro,
tan deforme y horroroso,
que a cualquiera rompe el coco,
intentando como loco,
descubrir como es el rostro.

Mas ese regalo,
que es tan raro y horroroso,
es mi alma es hermoso,
pues un corazón lo ha creado,
puro y dadivoso.

Por eso escribo estas líneas,
para siempre recordar,
el regalo tan genial,
que mi sobrino me ha creado,
pues nunca me voy a olvidar,
este regalo singular,
¡tan feo como hermoso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s