Archivo de la categoría: Novelas

Claudia: De cómo la vida continúa (XV)


Advertencia: temas maduros, +18 años

DIANA IV

—No, no, no; ¡ni se te ocurra! —dije molesta

—Pero amor, siempre hablamos de tener uno ¿no?

—¡HA-BLA-MOS! ¡En ningún momento quedamos que traerías un perro a la casa!

—¿Pero qué podía hacer? Estaba comprando en el mercado y lo veo todo sucio junto a un niño de 4 años que jugaba con él casi golpandolo. Le pregunté si era suyo y ¡el chico se fue! Los vendedores me dijeron que ese perro no tenía dueño. Sinceramente ¿qué podía hacer? ¿Hubieras tú dejado a este pobre cachorro en el mercado completamente abandonado? Yo sé que no serías capaz.

Veo al perrito, al principio pensé que era negro, pero luego vi que era un marrón oscuro con motas de negro, sus orejas eran largas y totalmente caídas, estaba muy flaco a pesar de tener pancita, su cola era delgadita, tenía una carita adorable y estaba asustado. Odié a Manuel por hacer eso.

—Amor, aunque quisiéramos no podríamos tenerla, no estamos en la mejor situación económica y un perro es un gran responsabilidad, ¿de dónde vamos a sacar dinero para alimentarlo? ¿y si se enferma? ¿Qué vamos a hacer?

Vi su cara de decepción, lo peor de todo es que sabía que él jamás dejaría al perrito de nuevo en el mercado, sería imposible para él… y también para mí. En serio, odié a Manuel por eso.

—Está bien, vamos a tenerlo en casa por mientras y buscaremos con quién pueda vivir. Por ahora, le daremos algo de comida y lo llevaremos a la veterinaria para que lo desparasiten, ¿de acuerdo?

A Manuel se le iluminó el rostro, y recordé por qué lo amaba tanto.

Cuando lo llevamos al veterinario, lo examinó y nos dijo que lo más probable es tenía aproximadamente entre 7 y 8 semanas de nacido y que había sido o separado de su madre, o ella lo había abandonado porque era el más débil del grupo. Su panza estaba abultada y eso quería decir que estaba con parásitos. Había que cuidarlo y darle alimento, felizmente no había que darle fórmula, porque eso hubiera sido demasiado caro para nosotros.

Estuvimos cuidándolo por un tiempo, y pensé que nos lo quedaríamos pero a Manuel se le ocurrió una idea: que se lo diéramos a Claudia. Era cierto que a ella le gustan los perros y que tenía más posibilidades que nosotros. Yo tenía mis dudas, especialmente porque sonaba a cliché eso de darle una mascota a la persona que había sufrido, para que con el poder de la mascota ella pudiera mejorarse pronto. Si las cosas fueran tan fáciles, nuestras vidas serian mucho más sencillas. Pero para variar, él me convenció; me dijo que nada perdíamos y mucho se ganaba. Al final de cuenta, una mascota si podría ayudarla en algo.

Me reuní con ella en una pollería el domingo. Pedimos como siempre medio pollo y una porción extra de papas. Le mostré una foto y ella estuvo encantada con él, sin embargo, no estaba segura que pudiera criar una animal ahora. Con las justas podía con sí misma, y no creía que pudiera con otro ser.

Me convertí en una actriz digna de novela mexicana. Use todo el sentimiento que pude, le dije lo mucho que podría ayudarle tener un perrito en casa, lo buen guardián que podría ser y que si lo necesitaba Manuel le ayudaría con él, para que ella no tuviera problemas.

—¿Manuel y no tú? —me preguntó extrañada.

—Bueno, de él fue la idea.

Me miró largamente y al final sonrió. En ese momento el pollo llegó y a todas la papas, le echó mostaza. Su sonrisa ahora era maquiavélica. «Come y acepto». La miré casi llorando, ella sabía que odiaba la mostaza. Ella pidió otra porción de papas, a ella tampoco le gustaba esa salsa. Al menos, había aceptado. Pero en serio, odio la mostaza.

Claudia: De cómo la vida continúa (XIV)


Advertencia: temas maduros, +18 años

CLAUDIA V

—Dime, ¿en serio te gustaría ir a museos? Yéssica está muy emocionada por ir a uno y quisiera que fueras también.

Gianfranco terminó de contar y dijo que íbamos a tomarnos un receso de unos 15 minutos. Quería acercarme a él y poder conversar un poco de lo que había contado, pero Yéssica se me adelantó. En vez de eso, fue Zoila la que se me acercó. Me empezó a preguntar acerca de lo que hacía, si me gustaba hasta ahora el grupo, y otras cosas que en verdad no me interesaban mucho. En ese momento estaba más interesada en conversar con Gianfranco.

—¿Emocionada por ir a un museo? —respondí en tono sarcástico.

—Pues claro, a ella quiere aprender nuevas cosas, conocer nuevos lugares. Los museos son una gran oportunidad para aprender y conocer.

—¿Pero acaso su colegio no la ha llevado?

Fue la primera vez que Zoila me miró fastidiada y me arrepentí de lo que dije.

—Mira, ella ha llevado una vida dura y solo quiere poder tener un día relajado con personas que la están apoyado, que puede que hasta consideres personas amigas; si tú no quieres ir, no tengo ningún problema, tal vez sea lo mejor.

Tragué saliva, la frialdad con la que me lo dijo no dejaba dudas de la seriedad de lo que decía. Me disculpé y luego de unos segundos, Zoila volvió a hablarme de la salida al museo como si nada hubiera pasado. Terminé aceptando ir.

Yéssica se acercó a nosotros junto con Gianfranco. Le había preguntado si quería ir también al museo, pero él le dijo que el día que querían ir, trabajaba pero esperaba que lo disfrutáramos. Sinceramente no se me había ocurrido preguntar la fecha de la salida porque supuse que sería un fin de semana. no era así, querían aprovechar que Yéssica estaba de vacaciones para salir un día de semana.

—No voy a poder ir, trabajo ese día

—¿No puedes faltar? —me dijo Yéssica con cara de perrito faldero.

Podía pedir permiso, pero no estaba acostumbrada a hacerlo. No es que no me lo permitirían, solo que pedí permiso por dos semanas, después de que me violaran. No quería estar cerca de nadie en esos momentos y recién ahora es que había empezado a trabajar de nuevo.

Les expliqué porqué no podía y la joven tuvo que aceptar mi respuesta. Zoila luego de pensarlo un poco, dijo que no había problema, podían ir conmigo el próximo mes a otro museo. Yo me quedé callada y acepté. Yéssica estaba feliz por eso.

Seguí conversando un rato con ellas, hasta que Gianfranco empezó de nuevo la sesión. Nadie más contó lo que les sucedió y nos pusimos a hacer otro tipo de dinámicas. Algunos hablaron de sus problemas en casa, en el traajo, como si fuera un círculo de amigos chismoseando. Todo eso no se sentía forzado, en verdad la mayoría de ese grupo era muy unido, aunque habían algunos que se notaba a leguas que estaban incómodos, como Teresa y hasta cierto punto como yo misma.

Cuando terminó la sesión, todos empezaron a despedirse y al fin pude aprovechar el momento para hablar con él. No hablamos de lo que hubiera querido, ya estaba todo terminando y tenía que llevar de nuevo a Yéssica y a su tía de vuelta a casa. Antes de irse me preguntó si seguiría en el grupo, y le dije que sí, estaba segura que este grupo me iba a ayudar mucho. Le agradecí por darme la oportunidad de ingresar al grupo que él había creado. Me miró con extrañeza y me dijo que no lo había hecho, era un miembro más, al igual que los otros, con la única diferencia que ha estado más tiempo que la mayoría. Por chismosa le pregunté quién era el creador del grupo y con una sonrisa pícara me dijo que adivinara. Me quedé pensando un tiempo acerca de quién podría ser esa persona y luego la solución me pareció extremadamente obvia: tenía que ser Zoila. Ella era la más insistente a que nos reuniéramos afuera, la que quería ser amigo de todos. Seguramente era su forma de hacer que el resto pudiera compenetrarse más. Tenía que ser ella.

Cuando todos los del grupo se fuero, entraron Diana y Manuel. Les había dicho que ingresaran antes, para que conocieran a todos, pero ellos me dijeron que preferían esperar, especialmente Diana. Eso me pareció raro porque ella era la más entusiasmada en estar ahí.

Diana estaba con los ojos rojos y le pregunté qué había pasado. Ella me contó que había escuchado parte de nuestra sesión. Me enojé con ella, le dije que todo lo que se había contado ahí era solo para nosotros y nadie más. Me imaginaba que alguien a quien no conocía y no era parte del grupo hubiera escuchado mi historia; me hubiera enojado, tal vez hasta explotado de la cólera. Me pidió perdón y me dijo que solo lo hizo porque quería conocer más del grupo, estaba preocupada por mí. Podía entenderla, pero seguía molesta con ella, pero ya estaba hecho y creo que había aprendido su lección. Les pedí que me ayudaran a limpiar y Diana estaba mucho más deseosa de hacerlo que Manuel. Recogimos los vasos, los platos y ella me ayudó barriendo. Luego fuimos a la coina a botar todas las sobras y lavar. Cuando terminé saqué tres vasos y los llené de gaseosa con hielo, dos con Coca-cola y una con Fanta. La última se la di a Diana.

—Tú sabes que no me gusta el sabor de la Fanta, ¿no?

—Lo sé.

Manuel se rió y me preguntó si iba a seguir en el grupo. Al escuchar mi respuesta hizo un brindis y yo le dije para hacer un seco y volteado, él estaba feliz por la propuesta. «¡A tú salud!», dijo él, tomamos y no dejamos ni gota de nuestras bebidas y Diana expresó su placer con un sonoro «Agg». Ahora si debe haber aprendido su lección.

Seguí conversando con ellos hasta que se hizo tarde y se fueron a su casa. Yo me quedé sola pensando en todo lo que había escuchado. La próxima sesión sería la siguiente semana en casa de Gianfranco, pero eso ahora no me interesaba. Quería saber por qué Zoila había creado el grupo, cómo se le ocurrió crearlo y lo que le costó hacerlo. Toda la idea de este grupo me parecía extraordinaria y en verdad quería agradecerle por esto. Quería hacerlo en privado y sabía que en la reunión, si era similar a la de mi casa, no tendría oportunidad para tocar un tema así sin que nadie escuchara, así que decidí que el mejor momento para hacerlo sería el día que fueramos al museo. Tenía que esperar un mes, pero estaba segura que bien valdría la pena.

Me lavé, me puse mi pijama y por primera vez en mucho tiempo estaba feliz de lo que iba a pasar en un mes. Todo estaba cambiando y me sentía bien por eso, al fin.

Claudia: De cómo la vida continúa (XIII)


Advertencia: temas maduros, +18 años

GIANFRANCO III

Todos me están viendo. Ya lo he contado muchas veces, pero cada vez que lo hago, al recordar lo que pasó, mis manos se ponen frías. Antes era peor, antes no podía ni siquiera sostener la mirada mientras lo contaba, balbuceaba y sudaba. Ahora son los mis manos, y espero que pueda desaparecer eso con el tiempo. Veo a cada uno de ellos mientras me voy sobando las manos para darme calor. Muchos ya han escuchado mi historia, pero me ven atentamente, saben lo importante que es esto, no importa cuántas veces hayas escuchado lo mismo. Es la primera vez que Yéssica y su tía me escuchan. ¿Qué pensarán? En fin, eso no es lo importante, lo que sí lo es, es que estamos avanzando bien como grupo. Tengo que seguir narrando, mis manos ya están un poco más calientes.

Les voy contado cómo al principio me sentí avergonzado de lo que había pasado. No quería que nadie supiera que una mujer me había violado, que mi cuerpo me había traicionado y que odiaba sentirme así. e intenté ocultarlo lo mejor que pude durante ese fin de semana, pero me era difícil. En la noche del domingo, con la sola idea de volver al colegio, empecé a temblar. No fue consciente, simplemente pasó. Mi mamá pensó que se trataba de una infección estomacal y me dijo que no iría al colegio el lunes. Sentí un gran alivio al saberlo, pero aún así seguí temblando.

El lunes en la tarde ocurrió algo inesperado, fue a visitarme uno de mis mejores amigos, Alfredo Carrasco. A él lo conocía desde nido y éramos uña y mugre, más que hermanos. Fue a verme para saber por qué había faltado. En ese momento quise decirle todo, decir cómo me sentía… pero no lo hice. La vergüenza me ganó. Sin embargo, recibí una excelente noticia de su parte, la profesora no había ido a clases y al parecer estaba enferma, porque había una profesora que la iba a suplir por mientras. Al escuchar eso, todo cambió para mí; dejé de temblar tanto y aunque sabía que eso sería temporal, tenía la esperanza de que nunca regresara. Tal vez estaba arrepentida y con miedo de lo que podría decir yo, a que la arrestaran y se fuera a la cárcel para siempre. Esos pensamientos me hicieron sentir mucho mejor. Ese día fue uno de los más felices de mi juventud.

Al día siguiente, fui al colegio con mi buzo deportivo, era día de educación física. Me sentía bien y no había nada que pudiera estropear mi buen humor. El curso de Educación física era el primero del día así que dejé mis cosas y bajé para empezar. Corrimos un poco, hicimos algo de calentamiento y luego empezamos a hacer lo que siempre hacíamos en ese curso, jugar futbol hasta que acabara la hora.

Por un momento pensé que podría olvidar todo, hacer como si nunca hubiera pasado. ¿Por qué no? la profesora seguramente no volvería y nadie sabría lo que pasó, ¿quién podría saberlo? Yo… yo lo sabría.

Terminó la clase y nos fuimos a bañar. Antes, era algo típico para mí hacerlo; entraba, me bañaba y listo. Esta vez no pude, simplemente no pude. Solo atiné a lavarme de la cintura para arriba. Tenía miedo de que me vieran diferente, de que notaran lo que me había pasado. En ese momento sabía que era una tontería, pero aunque lo sabía, no podía dejar de tener ese pensamiento en la cabeza.

Vi cómo estaban felices y me sentí peor. Sentía envidia de verlos. ¿Por qué ellos podían ser felices y yo no? ¿Por qué tenía que haberme pasado eso? Ese día, que hasta hace unas horas era mi ascenso al cielo, se convirtió en mi descenso al infierno.

Durante todo el día estuve callado, hablaba solo lo necesario y no tenía ganas de hacer absolutamente nada, solo quería regresar a mi casa y echarme a dormir, a ver si todo pasaba.

En mi casa no me fue mejor. Mi madre me saludó con el cariño de siempre, pero está vez sentí que sus besos eran extraños, que no los necesitaba. Me fui de frente a mi cuarto sin decir palabra. Mi madre estaba preocupada por mi actitud, pero escuché a mi padre que le echaba la culpa a la adolescencia.

Prendí mi computadora y me puse a jugar Príncipe de Persia, quería olvidarme de todo, quería simplemente derrotar a los malos y rescatar a la princesa con mi espada y que todos supieran lo valiente que era. Quería que todo fuera fácil de nuevo.

Pasaron muchos días donde no quería hacer nada, solo quería sumergirme en la computadora y la televisión, mucho más que un chico de mi edad. Mis padres notaron el cambio drástico y aunque muchas veces me preguntaron qué me pasaba, siempre les decía que nada, que solo estaba aburrido del colegio.

Un día de educación física, nos pusieron a hombres y mujeres juntos porque nos iban a pesar y medir. Las mujeres pasaron primero y empecé a escuchar comentarios acerca de lo buenas que estaban las chicas, cómo algunas tenían pechos grandes y otras tenían culotes. Algunos más avezados decían que cómo le darían duro a una de las mejor formadas. Ellos hablaban con toda la naturalidad del mundo y se reían de sus comentarios; yo en otro momento tal vez me hubiera unido a ellos, pero esta vez no quería, sentía repulsión por lo que estaban diciendo. Desde ese momento me alejé definitivamente de la mayoría.

Pasé muchos días retraído, sin que nada me importara, hasta que… apareció. La profesora que me había violado había regresado de su permiso, tan campante, como si nada hubiera pasado, sonriendo a todos los alumnos que la venían con cariño. Ella me vio cuando se sentó en su escritorio y me saludó. Empecé a temblar de nuevo, sentía frío en todo mi cuerpo. Mis compañeros me vieron y empezaron a alarmarse. Alfredo me llevó a la enfermería junto con otro chico más.

En la enfermería, me dieron una pastilla y me abrigaron bastante, pero el frío no pasaba. Al final tuvieron que llamar a mi mamá para que me recogiera. Ella llegó lo más rápido que pudo y me llevó a casa. Ella quería que fuera a una clínica, pero le supliqué con todas mis fuerzas que no, solo quería dormir.

Ya en la casa, me eche, pero aún estaba inquieto. Me sentía asustado, no quería hacer nada, solo taparme y olvidarme de todo. Mi mamá al ver que estaba tan mal decidió llamar al doctor, El Dr. Elera, gran médico y amigo de la familia llegó unas horas después. Me revisó y no vio nada malo, pero notó mi agitación, así que me dio un calmante leve para que me relajara. No sé si fue que el calmante no era tan leve como decía o si mi cuerpo no aguantaba más, pero caí rendido y dormí hasta el día siguiente.

Me desperté tranquilo, como si todo hubiera sido una pesadilla, hasta que recordé que tenía que volver al colegio. De nuevo me sentí mal y me empezaron a dar nauseas. Llamé a mi mamá gritando, suplicando que viniera; quería que ella me protegiera, me consolara, me dijera que todo iba a estar bien. Ella llegó corriendo y me abrazó, yo me puse a llorar. Le dije que no quería volver al colegio, que quería irme de ahí, ya no regresar jamás. Me preguntó qué había pasado y quería decírselo, pero el miedo me lo impedía. «Todo va a estar bien», me decía una y otra vez para calmarme mientras me abrazaba y me acariciaba el cabello con ternura y preocupación. Al final, no pude más y terminé contándole lo que había pasado.

Ella no podía creerlo, me preguntó varias veces si era cierto lo que estaba diciendo, ahora entiendo que lo decía porque no podía creer que alguien en quien habíamos confiado tanto hubiera hecho eso, pero en ese momento sentía que ella pensaba que estaba mintiendo; eso se sintió como una puñalada.

Fue la vez que más maltraté a mi mamá, le dije que era mala conmigo, que no me quería, que seguramente prefería creerle a ella que a mí, su propio hijo, que hubiera preferido nunca haber nacido. Y le di una cachetada con toda la fuerza que pude. Aún recuerdo la mirada de mi madre, no era dolor, sino sorpresa lo que mostraba. Yo aún tenía mi mano levantada y fui consciente de lo que había dicho. Abracé mi mamá y me puse a llorar, le pedí perdón innumerables veces. Ella me devolvió el abrazo con dulzura y me dijo suavemente que me creía. Seguí llorando en sus brazos por mucho tiempo.

Cuando me calmé, ella me dijo que lo solucionaría todo. Yo le creí a mi mamá y ella también creyó que podía hacerlo. Desgraciadamente no fue como lo pensó, definitivamente no..

Lo primero que hizo fue ir donde la policía. Pensó que por nuestro apellido iban a ser más atentos, fue así solo al principio. Cuando supieron para que habíamos ido, se miraron con cara de incredulidad. «Señora —dijo uno de ellos—, ¿su hijo no es… usted sabe… del otro equipo, no?» Fue la primera vez que mi madre se sintió verdaderamente ofendida y los amenazó a todos con botarlos, pues conocíamos al ministro (técnicamente conocíamos a un amigo de un amigo de este, pero en fin) y ya verían. Intentaron ser un poco más serviciales con la amenaza, pero aun así poco podían hacer. «Señora, no podemos hacer nada. Su hijo no es mujer, así que no se ha cometido ninguna falta». A pesar de los gritos de mi madre, insistían que estaban con las manos atadas.

Molesta se fue de la comisaría y nos fuimos con el abogado de la familia. Después de lo que había pasado ahí, ya no quería saber nada de eso. Sabía que solo algo peor podía suceder. Le rogué pero ella insistió ir: «No te preocupes, todo se va a solucionar», me dijo frustrada.

Llegamos al estudio y nuestro abogado dejó lo que tenía que hacer y nos atendió. Cuando mi madre le contó para qué estábamos ahí, sus miradas fueron hacía mí. Me sentía avergonzado, como si fuera una atracción de circo, quería que la tierra me tragara.

El también dijo que no había nada que podía hacer. Mi madre le reclamó, pero él simplemente le dijo que si en verdad quería hacer que yo sufriera la humillación de que todos sepan lo que me pasó. Por primera vez mi mamá quedó muda. Me miró y se podía ver claramente su dolor aunque intentaba disimularlo.

«Si no deseas que pase a mayores, pero aún hacer algo. Podrías hablar con el director del colegio, tal vez con un poco de amenaza, podría despedirla. Y si aún quieres proseguir con la acusación, avísame».

Sus ojos se iluminaron un poco, pero aún dudaba. Agradeció al abogado y nos fuimos a casa. Se puso a cocinar mi plato favorito, arroz con pollo y papa a la huancaína y me sirvió un gran vaso de Coca-cola. Quería engreírme y yo le agradecía todo lo que estaba haciendo por mí, aunque aún me sentía mal.

Cuando llegó mi papá ella le contó todo, él estaba sorprendido y quiso hablar conmigo a solas. Fuimos a mi cuarto y nos sentamos al borde de mi cama. Él era un hombre cariñoso, pero algunas veces un poco frío, era un poco extraño y no sabía exactamente que me diría. Me preguntó cómo me sentía, le expliqué todas las emociones que tenía; me acarició el cabello de manera tosca y me dijo que qué quería hacer. No quería ya saber nada de eso, no quería que nadie se enterara y quería irme del colegio. «¿Estás seguro?» No sé con qué cara le habré mirado que no dijo nada más y se fue del cuarto.

Escuché cómo se pusieron a discutir. Mi papá le decía a mi mamá que era lo que yo quería y él también pensaba que era lo mejor para mí. Ella insistía que no quería dejar que la profesora quedara impune, debía tener un castigo por lo que me había hecho. «Pero él no lo quiere», dijo mi papá casi como una sentencia. «Necesita ver que hay justicia para él», fue la sentencia de mi mamá.

Al día siguiente ella estaba empecinada en hablar con el director, me acuerdo de todas las veces que le supliqué que no lo hiciera, pero ella ya no me escuchaba, como si una ira justa se hubiera apoderado de ella. Me llevó con ella a donde el director, yo la jalaba a cada paso que daba, no quería estar ahí, sabía que todo iba a empeorar. Ella no me hacía y todos los que nos veían, se sorprendían por lo que estaba pasando.

Después de horribles minutos de angustia, al fin llegamos donde el Director. Este saludó a mi madre con cordialidad, como era su costumbre. Mi madre no se anduvo con rodeos y lo primero que hizo fue gritar que una profesora había abusado de mí, como pueden imaginar eso causó un gran impacto en él y seguramente también en su secretaría que estaba a solo una puerta de distancia. Intentó tranquilizarla para que le explicara bien la situación y mi madre seguía vociferando. Yo solo quería irme de ahí, que me tragara la tierra y desaparecer para siempre. Obviamente no se me cumplió el milagro.

Muchos minutos después y luego de secar las lágrimas de mi madre, el Director llamó a la profesora. Mi corazón se agitó y vi como todo se ponía negro, como cuando una televisión de las antiguas se apagaba. Él vio mi cara de desesperación y le dijo a mi madre que sería mejor que no estuviera presente cuando ella viniera. Felizmente para mí, ella estuvo de acuerdo. Le pidieron a la secretaria que me acompañara a la enfermería. Ella era una señora de unos 60 años, no me acuerdo su nombre pero me acuerdo de sus lentes poto de botella que aumentaban el tamaño de sus ojos grises. Ella no me dijo nada, pero su mirada era una que luego vi muchas veces más: lástima.

Nunca supe exactamente cómo se desarrolló esa conversación, pero si supe el resultado. Ella fue suspendida temporalmente hasta que se aclarara todo. Yo estaba feliz porque pensé que nunca más la vería a ver. Mi mamá estaba molesta porque ella hubiera querido que la despidieran en el acto, pero solo con la palabra de ella, por muy respetable que fuera, no bastaba.

Recién volví al colegio dos días después de eso. A pesar de lo bien que me sentía, no quería volver todavía. Quería descansar un rato y mi mamá estuvo de acuerdo. Fue un buen relajo y estaba más preparado para volver al colegio.

Cuando fui, la gente me miraba extraño, algunos empezaban a hablar a mis espaldas. La atmósfera la sentía pesada. Nadie se acercaba a mí y Alfredo me saludó de lejos, jamás había hecho eso. Me preocupé, pensé que me odiaban por haber hecho que suspendieran a esa profesora que era la favorita de muchos. Estaba seguro de que me odiarían para siempre y que ya nadie nunca hablaría conmigo.

Peor aún, en ese momento no tenía a nadie con quien compartir mis preocupaciones. Mi mejor amigo no me hablaba, si le decía a mi madre seguro iba a hacer un escándalo en el colegio y mi papá no me podía ayudar en nada. Me sentía solo. Aún así, intenté ir al colegio poniendo mi mejor cara posible, no quería preocupar más a mi mamá que ya estaba buscando un psicólogo con quien yo pudiera hablar.

La primera clase de educación física de la semana siguiente fue el peor día de mi vida. Yo seguía sin hacer deporte con ellos, pero igual tenía que usar buzo y cambiármelo junto a ellos. Todos se alejaban de mí. No quería estar ahí y empecé a cambiarme lo más rápido posible para salir. Alfredo se me acercó de pronto y por un instante pensé que ya no estaba molesto conmigo.

«Gianfranco, dime —me dijo en un tono de voz como para que todos escucharan— ¿es cierto lo que dicen? ¿que te acostaste con la profesora Beatriz?»

No me hubiera esperado esa pregunta jamás. No sabía qué responderle y solo se me ocurrió decirle que ella me había hecho daño. «¿Acaso no te gustó?», fue una pregunta que hizo un chico con el que casi nunca había hablado. «No, no me gustó», dije con sinceridad. «¡Ves!, te dije que era un cabro», escuché decir. Intenté decirles que yo no era un marica, pero ellos insistían que si no lo fuera, no hubiera ido con mi mamá a quejarme con el Director: Solo un maricón podría quejarse de coger con la profesora que estaba buena,

Tantas veces había contado la historia de la misma forma, que me olvidé completamente que estaba con una joven y tenía que modificar mi vocabulario. Me disculpé con Yéssica por usar esas palabras, pero ella dijo que no importaba, había escuchado peores. Una pequeña risa de los demás aligeró un poco el ambiente y me hizo dar cuenta de que había hablado por más tiempo del que hubiera querido así que decidí resumir un poco mi historia para poder continuar con el resto de la reunión.

Después de eso, todos empezaron a tildarme de marica, incluso el mismo Alfredo, eso fue como una puñalada. Poco a poco se hizo más difícil para mí estar en el colegio, fue un etapa donde tuve pensamientos muy oscuros y se notaba claramente en mi actuar, tanto que mis padres solo encontraron una solución. Mi mamá y yo nos fuimos a Italia para vivir con mis abuelos y olvidarnos de todo lo que había pasado aquí.

No me fue mal allá, mi mamá contrató una psicóloga que hablaba español y empecé a tener sesiones con ella. Mis abuelos se extrañaban que yo necesitara de un especialista y les dijeron que era porque yo había sido muy rebelde en Perú y necesitaba que alguien me pusiera en vereda, por eso me habían llevado allá. Mis abuelos nunca se enteraron de la verdadera razón, mi madre quería pero yo me opuse, no quería que nadie más supiera, ya había sufrido bastante por eso y no quería hacerlo más. Mi mamá respetó mis deseos. Ellos vivieron en la feliz ignorancia por el resto de sus días.

ANTERIORSIGUIENTE

Claudia: De cómo la vida continúa (XII)


Advertencia: temas maduros, +18 años

CLAUDIA IV

Me sorprendió que dijera que él hablaría. No supuse que también hubiera sido violado. Me parecía raro, y él notó mi extrañeza.

—¿Pensaste que sólo las mujeres eran violadas? —me dijo con un leve sarcasmo.

Sabía que los hombres también podían ser violados… pero igual me sorprendió.

—¿Cómo? —pregunté sin pensar de nuevo.

—Eso mismo es lo que voy a contar ahora —respondió con un tono más sarcástico que antes. Hasta ahora había sido una persona cordial, pero ahora parecía otra persona.

—Discúlpame —me dijo suspirando—, ha sido grosero de mi parte por cómo me he expresado. Aunque he podido avanzar mucho desde que me violaron, hay ciertos traumas que quedan, en mi caso es ver las caras de las personas que se sorprenden cuando digo que fui violado. Especialmente porque sólo lo cuento a personas a las cuales confío y sus gestos me han desilusionado tantas veces que cuando veo un gesto similar, me pongo a la defensiva. Es algo que deseo cambiar, pero es tan… difícil.

Estaba sonrojado, y me miraba directamente con humildad. Le dije que yo era la que tenía que disculparme y luego de eso, él empezó su relato, yo decidí no preguntar cosas estúpidas de nuevo.

«Mi niñez la pasé acá, no me podía quejar de lo que fue a pesar de vivir completos el primer gobierno de García. Mis padres tenían suficiente dinero y contactos como para que nada nos faltara y las familias de mis amigos igual. Yo vivía en un mundo donde lo más aburrido que había era ver Candy y Ángel, la niña de las flores. Estaba entrando al segundo de secundaria con esos uniformes color rata que ya no existen y fue ahí donde conocí a la profesora Beatriz Villarán. Enseñaba Matemáticas, era muy buena persona, atractiva sin ser una belleza y buena profesora… y yo era un mal estudiante con mucho acné.

Tan malo era que mi madre, al ver mis notas, le pidió a la profesora que me ayudara. Entonces quedaron en que ella me dictaría clases particulares los fines de semana. Empezamos a llevarnos bien, todos los sábados le llevaba algún postre que preparaban en mi casa y ella siempre me tenía lista una Coca-cola helada. Eran muy buenos tiempos.

Sin embargo, notaba ciertas cosas raras. Al principio los roces que teníamos eran casuales, pero poco a poco se fueron haciendo más comunes y ella empezó a tocarme las manos y el pecho como si fuese su amigo. Era raro, sí; pero yo en ese momento la consideraba mi amiga y por otra parte, me daba un poco de… bueno, calentura, imaginarme alguna escena más picante. Era parte de la adolescencia y daba curiosidad. La mayoría de este grupo recuerda que en esos tiempos era mucho más difícil conseguir información sobre sexo o incluso revistas porno; así que todo ese toqueteo me llenaba de curiosidad.

Un sábado como cualquier otro, fui a su casa y me empezó a enseñar como de costumbre. Al terminar me dijo para sentarnos en el sofá y comer el postre como muchas veces lo habíamos hecho. Terminamos de comer y charlamos, mientras lo hacía me empezó a tocar, pero está vez su toqueteo era diferente: más fuerte y brusco. Se acercó a mí y me besó.

Esa escena la tuve en la cabeza miles de veces antes y creaba miles de escenarios donde yo era el macho semental que lograba imponerme a la pobre profesora; pero en ese momento, era sólo un chico de segundo de secundaria que no sabía qué hacer.

Mi primera reacción fue zafarme. Cuando lo hice, vi la cara de enojada de la profesora. « ¿Por qué no quieres que te bese? ¿Acaso no te gusto?» muchas respuestas pasaban por mi cabeza, pero no lograba decir ninguna. Al ver que yo no sabía qué hacer, me dijo que si no lo hacía, me iba, iba a jalar el curso. Me acuerdo que en ese momento me descongelé y le reclamé que ella no podía hacer eso. Se rió y me dijo que ella podía hacer lo que quería. La forma como lo dijo, hizo creer al inocente Gianfranco de esa época que ella tenía el poder de hacerlo.

Me dijo que la siguiera y así lo hice. Me llevó a su habitación y me dio ron. Yo ya había tomado cerveza con mis amigos, pero era la primera vez que tomaba algo más fuerte. «Tómatelo todo, va a hacer que todo sea más placentero». Hice lo que me dijo y sentí un calor por todo el pecho. Luego ella me tiró a la cama y me empezó a besar.

Me desabotonó el pantalón y empezó a bajarlo. En ese momento mi pene estaba flácido y ella dijo algo como que me iba a ayudar a levantarlo. Lo cogió con una de sus manos y empezó a moverlo. Yo estaba congelado, sentía miedo y, a pesar de eso, sentía como mi pene iba levantándose. Eso excitó más a la profesora y sus movimientos fueron aun más fuertes. Yo no podía creer lo que estaba pasando, sentía que mi cuerpo no me hacía caso, como si fuéramos dos entes distintos, como si quisiera traicionarme.

Ella se puso encima de mí e hizo que la penetrara. Ella estaba excitada, se movía rítmicamente y gritaba de placer, yo… sólo quería que eso terminara para poder irme y nunca volver. No tardé en eyacular y ella se tiró rendida a mi costado. Me puse la ropa lo antes posible y salí casi corriendo. Sólo la vi por un instante antes de cruzar la puerta, pero su mirada, bastó para saber lo que haría si decía algo. E intenté hacerlo… pero no pude.

ANTERIORSIGUIENTE

Claudia: De cómo la vida continúa (XI)


Advertencia: temas maduros, +18 años

GIANFRANCO II

Increíble cuánto ha avanzado Yéssica. Hace unos meses era extremadamente tímida y casi no hablaba. La de ahora es una persona diferente. Sin embargo no me ha gustado la forma como la nueva integrante se ha estado comunicando. Sé que no es así, pero suena como si quisiera imponer su pensamiento. Ese tipo de personas son las que más demoran en abrirse e integrarse verdaderamente al grupo. . En fin, el camino será largo, pero no imposible.

—Gracias por contarnos lo que te pasó. Por favor, todos aplaudan a Yéssica.

Veo que todo el grupo aplaude con sinceridad. Todos están felices por su progreso, eso es bueno. Veo que Claudia también está aplaudiendo, no tan fuerte como lo demás, pero pareciera que estuviera sumida en sus pensamientos.

Les digo que tendremos una pequeña pausa, es mejor que el ambiente esté más liviano. Cuando una persona cuenta por primera vez sus experiencias puede causar que los recuerdos dolores volvieran a relucir como antes.

Todos interaccionan sin problemas, no me tengo que preocupar por ellos. A la que tengo que observar detenidamente es a Claudia. Ella se acerca a Yéssica y conversan. No noto ansiedad o fastidio de parte de Yéssica, ni molestia o dolor por parte de la otra. Eso es bueno, pareciera que va a poder integrarse bien. Zoila se une a ellas y no hay ningún choque entre ellas. Parece que sirvió que Yéssica le gustara los cuadros, eso permitió que tuvieran algo de qué conversar antes de la reunión que no tuviera que ver con violaciones.

Zoila ha invitado a Laura para que se les una. Admiro la facilidad que tiene Zoila de poder hacer amigos dentro del grupo, ella fue a la que menos le costó abrirse y también una de las que más suelen ayudar. Creo que por ahora ese grupo no tendrá problemas.

Quien me preocupa es Emilia. Es la más reservada de todas e incluso a Zoila le ha costado poder hablar con ella. Casi no habla y con la que menos lo hace es con Laura, debo ver cómo se sigue desarrollando esto; odiaría que fuera por racismo, pero siento que puede ser algo más grave. Tendremos que hace algo por ella; me gustaría sacarla de ese ambiente en el que vive, pero es imposible. Ojalá pueda seguir viniendo a la reuniones, sé que podemos ayudarla, solo es cuestión de tiempo.

Teresa conversa con Laura, siempre con Laura. Se han vuelto muy buenas amigas y eso es bueno… pero me gustaría que intentase hacerse amiga de otras personas. Le diré a Laura que me ayuda con eso, estoy seguro que podría ayudar mucho a Yéssica si se vuelven amigas.

Pedro… espero que pueda decir lo que tiene que contar en algún momento. Lo necesita tal vez un poco más que el resto del grupo. Tal vez lo haga hoy.

«Muy bien —digo—, ya pasó el tiempo suficiente como para comenzar de nuevo. Mientras se van sentando quisiera saber si alguna otra persona quisiera hablar».

Nadie lo hace. No me sorprende, la mayoría ya han repetido sus historias en las reuniones anteriores y no les gusta tener que volverlas a contar una y otra vez. Aunque si me extraña que Zoila tampoco quiera, suponía que lo iba a hacer por cómo se está llevando con Claudia. En fin, nada que no se pueda solucionar.

«¿Nadie? No hay problema; bien, entonces creo que es hora que yo narre lo que me sucedió».

Claudia: De cómo la vida continúa (X)


Advertencia: temas maduros, +18 años

CLAUDIA III

¿Cómo alguien había podido abusar de esta niña? ¿Qué persona tan desalmada podía haber hecho eso? A pesar de haber sufrido casi lo mismo que ella, sentía que yo tuve «suerte». ¡Qué terrible decir eso! Intenté dejar de pensar así, pero no podía. No me podía imaginar qué hubiera pasado si me hubieran violado a esa edad. ¿Podría haber actuado como ella? ¿Peor? ¿Mejor? Era para mí, imposible imaginarme algo como eso… y sin embargo… ¿hubiera podido imaginarme ser violada a mi edad? No… esto es algo que simplemente ocurre… muy pocos podrían entender lo que sentimos al ser violadas. La impotencia, la frustración… es difícil, tal vez hasta imposible.

Veo a esta niña contando lo que le pasó, tiene miedo, tiembla, pero está enfrentando su dolor. ¿Podré hacer lo mismo algún día? Espero que sí, quiero ser tan valiente como está niña. Quiero poder dejar todo esto atrás y seguir adelante.

Ella continua su historia, cuenta como su mamá intentó ayudarla con lo que podía, pero era difícil. No tenía los recursos y su antigua tía cariñosa, les hacía la vida imposible y el tío una vez intentó acercase varias veces a ella. Incluso la amenazó una vez y si no hubiera sido por una vecina que vio lo que había pasado, ella seguramente se hubiera acobardado.

La tía que está con ella en ese momento es prima de su papá. Ella había vivido en el mismo sitio que su padre, pero estuvo más dedicada a los estudios, logró ingresar a la San Marcos (tercera en la familia en lograr eso) y terminar la carrera (única en hacerlo) de derecho. Se había alejado mucho de su familia y se sorprendió mucho cuando no su primo, sino la esposa de este la llamó. Le explicó todo lo sucedido y le rogó que ayudara a su hija. No quería que ella viviera ahí, con esa gente que en cualquier momento podría hacerle daño.

Ahora es la tía la que habla. Dice que al principio no supo qué pensar y le preguntó a su esposo: ya tenían un hijo y si aceptaban tenerla, era otra boca que alimentar y tendrían que hacer muchos ajustes a su vida, incluso tendría que posiblemente ayudarla con un psicólogo. Su esposo también estaba preocupado por eso, muchas cosas cambiarían y tendrían que hablar con su hijo sobre eso. Ninguno de los dos estaba completamente seguro. Estuvieron muy cerca de decir que no. la razón por la cual la aceptaron fue muy simple, la llegaron a conocer.

Se reunieron un día en un Mc Donalds en un punto intermedio entre sus casas. Dijo que cuando la vieron toda pequeña e inocente, les dio lástima, pero no podían decir que sí solo por eso. Estaba tímida, apagada y costaba que pudiera decir algo, casi todo respondía con monosílabas. ¿Podrían verdaderamente ayudar a alguien en su actual estado? Lo veían improbable. Parecía que todo ya estaba respondido cuando su hijo le dijo a Yéssica para jugar. Lo habían llevado porque no tenían a nadie con quién dejarlo en ese momento y los juegos del lugar lo distraerían mientras conversaban. Ella los vio como pidiendo permiso y luego se ue a jugar con él. Vimos como cambió su estado, ahora estaba alegre, vivaz, se puso a jugar con nuestro hijo como si se hubieran conocido siempre. Aceptaron al ver eso.

Cuando terminó su relato ambas dijeron que si querían podíamos hacer preguntas. Fui la única en levantar la mano como si fuera una niña de primaria. Hubo ciertas risas y me sonrojé un poco.

—¿Por qué has contado todo eso? —dije intrigada—, ¿no hubiera sido mejor que ella no supiera que estuvieron a punto de negarse?

—No —respondió para mi sorpresa Yéssica—, sabía que había la posibilidad que no me aceptaran. Es más, lo esperaba. En ese momento sentía que mi vida no valía nada y esperaba lo peor de todo. Saber que a pesar de que estuvieron a punto de decir que no, pues también tenían problemas, y aún así me aceptaran, hace que me sienta más feliz de estar con ellos. Me aceptaron a pesar de sus dificultades y de las mías.

Era increíble que pensara de esa manera. Sentía que era muy madura para su edad. Tal vez ella fue así desde un principio o tal vez la violación la hizo madurar.

—¿Y cómo entraste a este grupo? ¿Cómo lo conociste?

Ahora fue el turno de la tía en responder.

—Ella cuando vino a nuestro departamento estaba triste, no hablaba con nosotros y solo jugaba con Alex, mi hijo. Fue difícil para todos nosotros adaptarnos. Al principio ella tuvo que dormir con mi hijo. Felizmente Alex no le importó y hasta le gustó la idea de tener a alguien en su cuarto y Yéssica siempre estaba más calmada cuando estaba con él.

»Como todo había pasado a principios de año tuvimos tiempo de cambiarla de colegio, pero tuvimos que inscribirla en un colegio nacional, no nos alcanzaba para el mismo colegio de Alex. Temíamos que ella se sintiera disminuida por eso, pero no nos dijo nada. También nos preocupábamos por el desayuno, era silencioso al principio y nos sentíamos apesadumbrados. Sentíamos que algo le faltaba y fuimos directos con ella y le preguntamos. Nos dijo que quería que su hermanita estuviera con nosotros. Eso nos rompió el alma. Tener otra boca que alimentar hubiera sido… malo…»

—¿Qué pasó con tu hermana, la dejaste abandonada? —pregunté casi indignada.

Vi sus caras y mi fastidio se transformó en vergüenza. No podía imaginar esa situación, nunca había tenido jamás problemas económicos y incluso con dos bocas que alimentar, aun así no hubiéramos tenido problema alguno. Eran cosas que jamás me habían tocado vivir. Veo como las dos se agarran de la mano, qué difícil debía haber sido esa situación. Me avergoncé de haber preguntado eso.

—Fue difícil —respondió Yéssica—, ella aún vive con mis papás. Intentamos que vaya los fines de semana y se quede a dormir en casa de mis tíos, pero no siempre se logra. Intento ganar dinero de todas las formas que puedo, vendo alfajores, chocotejas, bisutería, cualquier cosa que me permita ahorrar y ayudar a mi hermana. Mis padres y hermanos también están intentando guarda dinero; el próximo año vamos a intentar con todo el dinero reunido, poder yo alquilar un cuarto cerca a al colegio y así mi hermanita pueda vivir con mis tíos…

—¿No te aterra la idea de mudarte sola? ¿No piensas que te puedan atacar de nuevo?

De nuevo hablé sin pensar. Recién estaba empezando a contar su historia y yo ya l estaba llenado de miedo; pero no puedo comprender cómo podría hacerlo. Yo no podría vivir con desconocidos.

—¡Claro que me será difícil! ¡Pero tengo que hacerlo! ¡No solo puedo pensar en mis miedos! ¡Tengo que ayudar a mi hermanita!

Esa respuesta me dejó sin nada que decir. Absolutamente nada. Ella tenía miedo, pero le importaba más proteger a sus seres queridos que su miedo. Ella era muy valiente. ¿Podría alguna vez ser yo así?

Sinceramente lo dudaba. Jamás volvería a ser la misma.