Archivo de la etiqueta: libertad

Mariposa del desierto


Cerca a un río de milenaria historia,
con hombres de forjadores de reinos e imperios,
una niña perdida en las arenas,
con cadenas en pies y manos,
de tradiciones forjadas estas,
llora, llora, lora
perdida en las arenas inmortales,
desea salir,
una niña formando un capullo,
que mariposa se ha de convertir,
crece pronto mariposa,
vuela alto, lejos de ahí,
que si no abres tus alas,
la tradición te herirá a morir.

Prohibido los celulares


¡Se prohíben los celulares!
para salud de ustedes,
¿quién quiere ver cosas que no hay?
¿ver la gente banal?

¡Se prohíben los celulares!
les damos esa libertad,
¡ya no lean lo extranjero!
Lean al gobierno.

¡Se prohíben los celulares!
¡Tapan sus ojos, bocas y oídos,
con cosas superficiales,
¡adiós a los portables!

¡Se prohíben los celulares!
¡Acaben con las fotos!
¡Que mueran los videos!
¡Que las verdades las invento,
para fines del gobierno!


Amarillo


Amarillo que la paz vivías sin saber,
¡claro que tenías problemas! ¡¿Quién no los tiene?!
Tú querías cambiar, querías mejorar,
muchos te admiraron por eso,
algunos te despreciaron por eso,
y unos cuantos te dijeron que tuvieras cuidado
¡pero te dio la rebeldía!
¡Nada de cobardía dijiste!
Y te lanzaste a la aventura
¡Si tan solo hubieras pensando un momento!
¡Juventud descarriada!
Ahora estás así, herido, magullado,
con tu frente apuntado al suelo,
pero aún no de rodillas, aún no.
Depende de ti, Amarillo, el hacerlo o no;
solo tú puedes decidir tú destino,
solo tú.


La patria grande


La patria grande nos clama,
¡hay que prestar atención!
pues el país ya nos llama
¡a servir a la nación!

A seguir con los mandatos,
sin prestarles atención,
pues si no, somos ingratos
por faltarnos devoción.

Sagrado país querido,
¡eres nuestra salvación!
Aun si por ti yo estoy herido,
¡aun si pierdo la causión!

Pues solo a ti te escuchamos,
así es nuestra educación,
y solo por ti luchamos
con fervor y convicción.

Matar a los enemigos,
¡llevando aniquilación!
o volviéndolos mendigos
¡pues esa es nuestra misión!

Olvidemos la pobreza,
negarla sin dilación,
olvidemos de la mesa,
esa no es nuestra misión.

La patria grande nos clama,
¡hay que prestar atención!
pues el país ya nos llama
¡a servir a la nación!