Archivo de la etiqueta: verso clásico

Al cambio de nombre


El pseudónimo que yo uso,
por tímido me lo puse,
“tendrá éxito” yo supuse,
mas pequé de pobre iluso,
pues el nombre es muy confuso,
Alex Tracy así me “llamo”.
¡Hay miles con ese nombre!
¡Con eso no se puede, hombre!
Lo único que quiero y clamo,
del nombre es ser señor y amo.

Por eso yo he de cambiarlo
y quiero que sea fuerte,
pues lo usaré hasta la muerte,
¡y nadie podrá olvidarlo!

Celebrando el amor


Dulces sueños, los amores pasados,
largos, cortos, alegres, dolorosos,
rosados, grises, enanos, colosos
mas ahora ya todos terminados

Futuros amores, de inciertos hados
oscuros, pasajeros, nebulosos
terrenales, llorosos, estruendosos
con brazos abiertos siempre esperados

¡Y estos extraños amores presentes!
iguales que pasados y futuros
complicados y de fuegos voraces

Puesto que cuando se juntan dos entes;
no importan ni las piedras ni los muros
¡solo que las almas sean vivaces!

Plastic life


Días absurdos de gente banal
viéndolo todo, a la gente pasar,
sonriéndole a todos, ya sin mirar,
nunca nada es de arena, todo es cal

Plástica es la vida, de excesos, mal
de almas vacuas que no saben amar,
de ánimas que ya no pueden pensar,
de tiempos donde el hombre no es real

¿Es que ya ha ganado la falsedad?
¿Acaso el hombre rendido ya está?
¿Nos quedaremos con esta maldad?

¡No, no! ¡Mil veces no! ¡Así no será!
huyan de esa cruel, plástica deidad
¡Vivan!, ¡Piensen! ¡Y así se triunfará!

La balada


Ya cantan tiernas guitarras
cantan con sendo dulzor
que nos hablan con palabras
que llegan al corazón.

Se escucha en todas guitarras
el muy dulce do menor,
que acompaña en la balada
el suave ritmo del tambor.

Cariñosas son las damas,
sus parejas tiernas son,
se miran embelesadas,
bailan al compás del son.

Las voces de los que cantan,
almibaran el salón,
y las personas que bailan
bebidos están de amor.